Adventistas sobreviven a accidente aéreo en el Congo


Una familia misionera adventista sobrevivió un accidente aéreo en la víspera, logrando escapar de la nave averiada segundos antes de que explotara.

Barry y Marybeth Mosier, de Dodge Center, Minnesota, Estados Unidos, y dos de sus hijos menores estaban a bordo del DC-9 con destino a Kisangani, donde su hijo mayor Keith, de 24 años, coordina los esfuerzos misioneros de avanzada del Congo.

“Los asientos en frente se aplastaron por completo, y atraparon a algunas personas, y también había fuego”, dijo Keith en un mensaje electrónico donde describió las condiciones que se produjeron poco después del despegue del aeropuerto de Goma, ubicado en la costa oriental del país.

April, la hija más joven, de 14 años de edad, se arrastró por una pequeña abertura en el fuselaje. “No podía saber si mamá, papá y Andrew habían podido salir hasta que se encontraron en el hospital”, dijo Keith. Barry y Marybeth escaparon después de recoger a su hijo adoptivo Andrew de los escombros. El niñito, de tres años de edad, sufrió una quebradura de fémur en el accidente.

“Recuerdo que papá se quejaba de ese aeropuerto,” dijo más tarde Laura Abbot, la hija ya adulta de la familia. Casi una tercera parte de la pista está cubierta de lava de una erupción volcánica, lo que hace que sea muy difícil despegar”.

Los informes de los medios indicaron que al menos cuarenta personas murieron en el accidente y más de cien sufrieron heridas de distinta consideración. Los informes también indicaron que más de cien personas sobrevivieron al accidente. Muchas de las muertes se produjeron cuando la nave se arrastró en medio de un mercado al aire libre en el distrito comercial de Goma, dijo Abbot.

Barry y Marybeth han trabajado como misioneros en Tanzania durante ocho años con el Kibidula Institute de Outposts Centers International, un ministerio de apoyo de la Iglesia Adventista con sede en Apison, Tennessee, Estados Unidos. La familia estaba visitando el Congo para decidir si se trasladarían a colaborar con los esfuerzos humanitarios y de evangelización de Keith en ese país.

“Estamos orando para saber si el Señor desea que nos traslademos al Congo,” dijo con posterioridad Barry Mosier a Adventist Review. Hace unos días tuvimos una primera impresión bastante accidentada del país, pero donde Dios nos guíe, allí iremos”.

En un mensaje electrónico posterior, Keith solicitó que oren por su familia para que pueda recuperarse de esta traumática y terrible experiencia. “Me siento tan feliz de que estén vivo.

Fuente: Red de noticias adventistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: