Leccion de Escuela Sabtica para maestros 2008-3


Material auxiliar para Maestros

Lección 1

Para un tiempo como éste: El apóstol Pablo

Texto clave: Romanos 15:17.

“Tengo, pues, de qué gloriarme en Cristo Jesús en lo que a Dios se refiere”

Objetivos para la Enseñaza a tu clase

  1. Saber reconocer que Pablo fue especialmente elegido y equipado para un ministerio especial.
  2. Sentir el deseo de usar los dones y los talentos que Dios nos ha dado para su servicio.
  3. Hacer que cada alumno tome la decisión de preparar un pro­ grama de discipulado para su propia vida, disponiendo tiempo para desarrollar y usar los dones y los talentos dados por Dios.

Bosquejo de la lección

I. Pablo, el “fanático” (Gálatas 1:14; 1 Timoteo 1:12-14). Ver también, en la sección del viernes, una cita de Mensajes selectos, tomo 1, p. 252.

A. ¿Cómo explicas que Pablo, antes y después de su conversión, siempre haya sido un “fanático” religioso?

B. Indica algunas maneras en las que la experiencia de la conversión de Pablo lo cambió de una clase de “fanático” en otra.

II. Vida y salvación mediante Cristo (1 Corintios 2:2)

A. ¿Por qué la lección de esta semana pone a Pablo como un hombre de “pasiones semejantes” a las nuestras?

B. En tus propias palabras, resume el concepto que tenía Pablo del lugar de Jesús en la fe cristiana.

III. Temas de esperanza (1 Timoteo 6:11)

A. ¿Por qué un fanático rabí adiestrado entre los judíos, tal como Pablo, fue llamado a llevar el evangelio a personas no judías?

B. Lee Apocalipsis 1:4-6 y 7. ¿Ves alguna similitud entre el llamado de Pablo y este mensaje?

Resumen

Si Pablo pudo lograrlo, ¡también nosotros lo podemos realizar! Sus antecedentes singulares lo prepararon para una misión singular. Nuestros antecedentes personales nos preparan para alguna misión singular que Dios nos mostrará .

Paso 1 ¡Motiva!

¿Has sentido alguna vez que tus insuficiencias te descalifican para servir a Dios de alguna mane­ra importante? Tal vez es un defecto de personalidad con el que luchas. Tienes, tal vez, mal genio o postergas las cosas. Tal vez miras a otras personas que parecen tener talentos más útiles. No eres tan inteligente como Stephen Hawking, el genial físico inglés. No eres tan atractivo como algunas estrellas de cine. O tal vez tu vida pasada te avergüenza. Has hecho cosas y has estado en lugares que te descalifican para siempre de ser candidato a presidente o tener éxito en ser nombrado para algún otro alto cargo en el Gobierno de tu nación.

Pero ocurre que ninguna de estas cosas importa para Dios. Dios se especializa en tomar nuestras debilidades y transformarlas en nuestras fortalezas.

Basado en esto, pide a los miembros de tu clase que cuenten las cosas que han hecho o que les han ocurrido que parecieran ser ne­gativas pero que llegaron a ser positivas. (Alternativa: Si esto resulta demasiado personal o revelador, pide que den ejemplos de la Biblia, de la historia o de las noticias).

Paso 2 ¡Explora!
Comentario de la Biblia

I. Confianza en Cristo

(Repasa Romanos 15:17 con tu clase.)

Pablo ocupa una gran parte de Romanos para derribar cualesquiera razones que sus lectores pu­dieran poseer para tener fe en sí mismos y en su futuro. Los gentiles eran casi uniformemente paganos y degenerados, destinándose a sí mismos a la destrucción. Los judíos eran casi tan malos, y posiblemen­ te peores, porque dejaban de vivir a la altura de sus propias normas y añadían hipocresía a una larga lista. Entonces, ¿qué esperanza había para ellos?

“Pablo no se gloriaba en sí mismo sino ‘en Cristo Jesús’. Reco­nocía que no tenía nada de qué jactarse […] pero como ministro del evangelio hacía todas las cosas en Cristo y por medio de él” ( Comentario Bíblico Adventista, tomo 6, p. 641).

Considera: ¿Por qué es natural que miremos a nuestras cualidades per­ sonales que presumimos tener, o a factores externos, cuando realmente deberíamos concentrarnos en Dios y en el válido sentido de confianza y de valor propio que Dios quiere que tengamos por medio de Cristo?

¿De qué modo podemos recordar esto en nuestra vida diaria?

¿De qué modo los siguientes versículos se explayan en la confianza que se nos da en Cristo? 2 Corintios Í0:17; Filipenses 4:13.

II. Cristo aquí y en lo futuro

(Repasa 2 Corintios 1:20-24 con tu clase)

Considera: Nuestra fe en Cristo y sus planes para nosotros no son al­ guna fantasía tonta acerca de un superhéroe imaginario en las nubes. ¿Qué ha hecho ya Cristo por nosotros para hacerse digno de nuestra confianza?

“Es decir, mediante Cristo. Todas las promesas de Dios se encarna­ ron en Cristo, hallaron su cumplimiento en él. Él es, pues, la evidencia de que todas las promesas divinas hechas a los padres son fidedignas. […] La fe cristiana es de una certeza absoluta” ( Comentario Bíblico Adventista, tomo 6, p. 828).

“Por medio de Cristo se comprueba que las promesas son seguras, y por medio de los hijos de Dios, que son eficaces. Por medio de la vida y el ministerio de Pablo, el nombre de Dios estaba siendo glorifi­ cado en particular” (Ibíd.).

III. La cruz

(Repasa con tu clase 1 Corintios 1:18)

Este versículo indica que lo que era considerado más vergonzoso y difícil de aceptar acerca del mensaje cristiano que Pablo predicaba era realmente el hecho más central de la vida y el ministerio de Jesús.

Considera: La gente que no comprende el ministerio de Cristo o lo que hizo para salvarnos, el concepto y la imagen de la Cruz puede parecer completamente depresivo, pero también es la única oportunidad que tenemos para nuestra salvación, porque allí Dios hizo lo que hacía fal­ta realizar para que nosotros tengamos la esperanza de la redención.

IV. Temas de esperanza

(Repasa Efesios 2:8-10 con tu clase)

Considera: ¿Qué les falta entender, a muchas personas, acerca de la experiencia de la salvación en Cristo?

Este versículo nos enseña que la salvación no significa que Cris­ to nos salva y se aleja, dejándonos hacer lo que estábamos haciendo antes. Por el contrario, estamos siendo santificados, en un sentido muy real, re-creados para ser lo que deberíamos haber sido siempre, en primer lugar. ¿Cómo experimentamos esta promesa de santificación en nuestras vidas cada día?

V. Temas acerca de la verdad

(Repasa 1 Tesalonicenses 4:13-15 con tu clase)

Considera: Con todo este énfasis en la gracia y la centralidad de Cristo, su vida perfecta y su sacrificio, Pablo aparentemente pensaba que era muy importante que sus lectores tuvieran precisamente la información correcta acerca de lo que sucede después de la muerte, en el tiempo del fin, etc. ¿Por qué cree Pablo que estas cosas son importantes? ¿Có­ mo se vinculan con nuestro mensaje al mundo?

2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis.

Paso 3 ¡Practica!

Preguntas para reflexionar:

1. ¿De qué modo el pasado de Pablo era un estorbo o una desventaja para él en el sendero que tomó más tarde? ¿De qué maneras era una ventaja? ¿Una desventaja?

2. ¿Qué conceptos falsos, condicionamiento cultural y prejuicios tuvo que vencer Pablo? ¿Qué sucede con nosotros? ¿De qué maneras nuestro trasfondo, educación y cultura obran contra nosotros? ¿Cómo podemos vencer estas barreras?

Preguntas de aplicación:

1. Algo que la mayor parte de las personas conoce acerca de Pablo es que adoptó este nombre en vez de Saulo. ¿Por qué crees que lo cambió?

2. Una cosa que a menudo se dice acerca de Jesús es que él no enfatizó sus derechos, aceptó un tratamiento injusto y la muerte. ¿Qué ejemplo nos da Pablo aquí? ¿Cuándo es legítimo que nosotros luche­mos agresivamente por nuestros propios derechos?

Testificación

Al ver cómo Pablo permitió que Dios usara sus talentos singulares, su personalidad y la historia de su vida, ¿de qué modo podemos noso­tros usar nuestra singularidad, con fallas y todo, para llevar a la gente a Jesús?

Paso 4 ¡Aplica!

Considera: Pide a los miembros de tu clase que compartan maneras en las que Dios se ha mostrado a ellos en diferentes circunstancias.

Pablo tuvo una experiencia de conversión especialmente interesante. Pero podría debatirse que todas las experien­cias de conversión son interesantes a su manera. Escribe cuál fue tu experiencia. Prepárate para compartirla con otros, ya sea en un grupo, o de uno a uno. ¿En qué forma es similar a la de otras personas, o di­ferente de ellas? ¿De qué manera Dios te estaba preparando para ser­virlo? No importa cuan diferentes hayan sido las circunstancias, ¿qué cosas tienen en común las diversas experiencias?

¿Te conoces a ti mismo tanto como debieras? ¿Qué aspectos de tu personalidad y tu temperamento te ayudan en tu vida cristiana y cuáles te estorban? Descúbrelos.

No hace falta decir que Pablo fue un hombre de oración. Ora a Dios pidiendo su conducción en tu servicio a él, y sé sincero. Prepára­te para hacerlo.

El sendero de Pablo lo condujo a unirse con el pueblo al que inicialmente odiaba más. ¿Tienes algún prejuicio o una primera impresión negativa de personas o grupos, que te gustaría dejar de lado? Piensa en esto.

Invita a un miembro de tu clase a concluir con una oración.

Anuncios

Una respuesta

  1. ok

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: