Leccion de Escuela Sabatica (2008-4) Leccion 11


Beneficios del sacrificio
expiatorio de Cristo

Lección 11

Sábado 6 de diciembre
Lea Comentario EGW

Lee Para el Estudio de esta Semana: Romanos 8:34-39; 1 Corintios 15:16-18; Efesios 1:3; Colosenses 1:16, 17; Hebreos 7:25; 1 Pedro 3:21, 22; 1 Juan 1:9.

“Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos” (Heb. 7:25).

Pensamiento Clave: Examinar la obra sacerdotal de Cristo en el Santuario celestial a fin de mostrar que es una parte de su obra de salvación en nuestro favor.

La irrevocabilidad de la cruz no se ve amenazada por la obra indispensable de la mediación de Cristo por nosotros en el Templo celestial. Sin él, la infinita riqueza de la gracia no estaría a nuestra disposición como un don de Dios. Los creyentes reciben la plenitud del poder redentor de la Cruz mediante la mediación de Cristo. Todos los beneficios de la Cruz están a nuestra disposición mediante la fe en su sacrificio expiatorio.

“Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra” (Isa. 45:22). Ese es el mensaje de la muerte de Cristo en la cruz. Y esa eficacia redentora está disponible para nosotros mediante la obra mediadora de Cristo. Esta semana examinaremos los maravillosos beneficios del ministerio sumosacerdotal de Cristo, a fin de comprender mejor la gracia salvadora de Dios.

Domingo 7 de diciembre
Lea Comentario EGW

La Resurrección y la Ascensión.

La significación doctrinal de la resurrección corporal de Cristo es de la máxima importancia, porque sin ella no hay perdón del pecado, no hay salvación y no hay esperanza de vida eterna.

Lee 1 Corintios 15:16 al 18. ¿Cuán estrechamente vincula Pablo la expiación con la resurrección de Jesús?

La muerte de Cristo no tendría ningún poder expiatorio o perdonador si no hubiera sido seguida por la resurrección del Señor. En consecuencia, no deberíamos restringir la obra expiatoria de Cristo a un evento único dentro del plan de salvación divino. La Cruz y la resurrección son dos partes inseparables de una obra de redención.

¿Cómo explicarías la conexión estrecha entre la resurrección, la ascensión y la obra intercesora de Cristo? 1 Pedro 3:21, 22; Romanos 8:34-39.

Jesús llevó al cielo nuestra naturaleza humana glorificada, abriendo así los portales del cielo a la raza humana. Su resurrección y ascensión significan, primero, que él terminó la obra que vino a hacer a la tierra (Juan 17:4, 5; 19:30). Segundo, por medio de su resurrección y ascensión, Cristo unió en forma permanente con Dios a quienes pongan su fe en su muerte expiatoria. Ningún poder en el universo pueden separarlos de Dios. Siendo que Cristo quitó la barrera del pecado, el amor de Dios fluirá en forma constante y eterna hacia su pueblo. Tercero, la ascensión de Cristo también testifica que la derrota de los poderes del mal en la cruz fue final. Después de su ascensión, él fue entronizado como corregente con Dios, sentado a su mano derecha, “y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades” (1 Ped. 3:22; ver también Heb. 10:12, 13). Él permanecerá con el Padre hasta que sus enemigos estén sujetos a él. Entonces él regresará para salvar a quienes lo están esperando (Heb. 9:28), consumando así la obra de la salvación (Fil. 2:10, 11; Apoc. 17:14).

¿Qué esperanza te ofrece la resurrección de Cristo de entre los muertos? Es decir, ¿de qué modo su resurrección garantiza que la muerte no tiene que ser tu fin último? Si lo fuera, ¿a quién podrías echarle la culpa sino a ti mismo? ¿Por qué no hacer las elecciones que te pueden ahorrar la mayor equivocación que alguna vez podrías hacer?

Lunes 8 de diciembre

La Mediación de Cristo y la Expiación.

¿Cuál es la relación entre el sacrificio expiatorio de Cristo sobre la cruz y su mediación en el Santuario celestial? Hebreos 7:25; 1 Juan 1:9; 2:1, 2; 4:10.

La muerte y la resurrección de Cristo han hecho posible la mediación de Cristo ante el Padre. La mediación de Cristo significa que el pecado y la culpa de los hombres no son irrelevantes ante el Señor del cielo. Es solo mediante la obra de Cristo por nosotros que recibimos los beneficios de su muerte como sacrificio. La culpa y el pecado siguen siendo partes de la experiencia humana a la vista de Dios. Esto hace que el lugar del Mediador ante el Padre sea un elemento indispensable en el plan de salvación.

En la Biblia, la mediación de Cristo ante el Padre nunca está separada de su sacrificio expiatorio. El sacrificio fue ofrecido en favor de la raza humana, pero su poder perdonador sigue siendo efectivo en favor de los que, en respuesta a la invitación del Espíritu, se arrepienten y se convierten. El perdón de Dios nos llega a nosotros por medio de Cristo (Efe. 4:32). Pero también es por medio de Cristo que el arrepentimiento llega al corazón humano (Hech. 5:31). También es efectivo para recibir el perdón de los pecados cometidos por los creyentes después de su conversión, por cuanto aun después de su conversión, el pecado puede asecharlos. En tales casos, Juan dice que tenemos un abogado que puede representarnos delante de Dios y por medio del cual podemos ser perdonados (1 Juan 2:1, 2).

Tal vez sea por esa razón que Hebreos 2:17 usa el verbo expiar en tiempo presente, sugiriendo que la obra de reconciliación de Cristo continúa en su ministerio sumosacerdotal. Esto significa que, aunque en la cruz Cristo obtuvo la salvación para todos, por medio de su obra como Mediador, en el Santuario celestial, él está aplicando los beneficios de la Cruz a quienes creen en él. Sin la mediación de Cristo en el Santuario celestial, la efectividad expiatoria y el poder de la Cruz no estarían disponibles para los pecadores. Su mediación tiene su raíz en la Cruz. Esta mediación no es un suplemento al Calvario sino que es, de hecho, el desarrollo del significado y la importancia del poder perdonador de Dios, una revelación de la profundidad y el permanente poder expiatorio de su muerte, como sacrificio.

¿Has pecado, aun después de que aceptaste a Jesús como tu Salvador? Si es así, ¡qué consuelo puedes tener, sabiendo que Cristo está mediando el perdón de Dios en tu favor en el cielo! ¿Por qué el tener este conocimiento es tan importante para nosotros?

Martes 9 de diciembre
Lea Comentario EGW

La Mediación de Cristo en el Santuario Celestial.

¿Qué nos indican los siguientes textos acerca de lo que Cristo está haciendo por nosotros como nuestro Mediador en el cielo? Juan 16:23, 24; Hech. 5:31; Efe. 1:3; 2:18; Heb. 1:2; 4:16; 13:20, 21.

Si la muerte de Cristo no puede separarse de su resurrección, tampoco deberían separarse su entronización y su mediación después de su resurrección. El propósito futuro de la resurrección fue su instalación como nuestro Sumo Sacerdote. Jesús terminó su obra como sacrificio en la cruz, y está ahora obrando como Rey y Sacerdote en el Santuario celestial. El movimiento de la humillación a la exaltación indica un desarrollo adicional de su obra como Redentor. Esto no afecta la conclusión de su muerte como sacrificio expiatorio (Heb. 10:12) sino que más bien, revela más beneficios que provienen de ella.

Cristo comenzó su obra intercesora inmediatamente después de su entronización, y este evento tuvo un impacto directo en la iglesia. Como resultado de esa obra de mediación, “los hijos de Cristo, que trabajan y luchan en la tierra [sus discípulos], son ‘aceptos en el Amado’ (Efe. 1:6). Delante de los ángeles celestiales y los representantes de los mundos que no cayeron, son declarados justificados” (DTG 774). Esta justificación objetiva de los seguidores de Cristo en el cielo fue acompañada inmediatamente por el derramamiento del Espíritu. Jesús prometió a los discípulos que él pediría al Padre otro Consolador (Juan 14:16, 17), y en Pentecostés Pedro interpretó el derramamiento del Espíritu Santo como indicador de que Cristo había comenzado su obra intercesora en favor de los que creían en Cristo (Hech. 2:33).

Las buenas noticias son que Jesús todavía está trabajando en favor de su pueblo. Pedro afirmó que Cristo debía permanecer en el cielo “hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo” (Hech. 3:21). Hay profecías que todavía deben ser cumplidas, y entonces la obra de Cristo ante el Padre concluirá. La restauración final todavía está en el futuro; y la obra intercesora de Cristo está conduciendo a ella. Todavía estamos viviendo dentro de la historia de la salvación, entre su ascensión y su retorno. El tiempo entre estos dos eventos está lleno de su mediación y del cumplimiento de la misión de la iglesia.

Lee Apocalipsis 8:2 al 5. ¿Cuál es el significado de las imágenes que aparecen allí? Más importante aún, ¿qué esperanza te ofrecen estos versículos, en los que se hace referencia a Cristo como nuestro Mediador celestial, cuando a veces sientes que Dios no puede aceptar tus oraciones?

Miércoles 10 de diciembre

La Mediación de Cristo y la Preservación de la Vida.

¿De qué modo la mediación de Cristo en el Santuario celestial impacta el mundo natural? Juan 3:35; Col. 1:16, 17; Heb. 1:3.

La Tierra probablemente estaría tan desolada como Marte si no fuera por la cruz de Cristo y por la mediación de Cristo ante el Padre. Como se indicó antes, el pecado tuvo un efecto negativo sobre el mundo natural; llegó a ser una expresión de la naturaleza rebelde del pecado. Y, no obstante, Dios no abandonó el mundo natural. El salmista dice: “El Señor es bueno con todos; él se compadece de toda su creación” (Sal. 145:9, NVI). La forma en que Dios provee el sustento de la tierra es interpretada como una revelación del amor de Dios.

Si hay un elemento específico de la creación de Dios que el pecado amenaza en forma directa es el misterioso fenómeno de la vida sobre nuestro planeta. Por su amor, Dios decidió conservar la vida que él creó, a pesar de su contaminación con el pecado. Pablo dice: “Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos” (Hech. 17:28). La conservación de nuestras vidas no es el resultado de leyes mecánicas que actúan independientemente de Dios: “El organismo físico del hombre está bajo la supervisión divina, pero no es como un reloj que se pone en operación y debe funcionar por sí solo. El corazón palpita, un pulso sucede a otro, la respiración es consecutiva, pero todo el ser está bajo la supervisión de Dios. […] Cada latido del corazón, cada respiración, es la inspiración de aquel que sopló en la nariz de Adán el aliento de vida, la inspiración del Dios omnipresente, el gran Yo Soy” (MM 10). Aunque los pecadores merecen la muerte, su vida natural es conservada mediante la gracia de Dios; todo esto hecho posible solamente por medio de la Cruz. Pablo y Bernabé dijeron a algunos paganos: “[Dios] no ha dejado de dar testimonio de sí mismo haciendo el bien, dándoles lluvias del cielo y estaciones fructíferas, proporcionándoles comida y alegría de corazón” (Hech. 14:17, NVI). Él “hace producir el heno para las bestias, y la hierba para el servicio del hombre, sacando el pan de la tierra” (Sal. 104:14). Todo esto es totalmente inmerecido para sus criaturas y es una expresión de la gracia amante de Dios por medio de Cristo (Mat. 5:45; Luc. 6:35). La bondad de Dios no se limita a los que lo sirven; alcanza a cada ser humano.

Piensa en las implicaciones de la sección de hoy: Todo debe su existencia a la gracia de Cristo. ¿De qué modo debería influir este hecho en la forma en que tratas a otras personas? ¿Cómo te ayuda este hecho a comprender el valor de toda vida humana?

Jueves 11 de diciembre

La Mediación de Cristo y la Obra del Espíritu.

A fin de comprender mejor la naturaleza dinámica de la gracia, los teólogos generalmente hablan de la gracia común y de la gracia santificadora. Desde la perspectiva adventista, la gracia común es la disposición bondadosa de Dios manifestada hacia los pecadores al conservarles la vida sobre el planeta y a la obra del Espíritu en el corazón humano que nos llama al arrepentimiento, la confesión y la conversión. La gracia santificadora se considera generalmente como la obra del Espíritu sobre el corazón de la persona que aceptó a Cristo como su Salvador. La muerte de Cristo en la cruz liberó una atmósfera de gracia tan real como el aire que rodea el planeta: “En el don incomparable de su Hijo, Dios ha rodeado al mundo entero de una atmósfera de gracia tan real como el aire que circula en derredor del globo. Todos los que escojan respirar esta atmósfera vivificante vivirán y crecerán hasta la estatura de hombres y mujeres en Cristo Jesús” (CC 67). Esta es la gracia común, disponible para todos los que elijan aceptarla para sí mismos.

Qué prometió Cristo a los discípulos, y cuál sería la función de este don? Juan 14:16, 17; 16:8-11; Rom. 8:9-14.

Jesús les dijo a los discípulos que, después de su partida, él les enviaría al Espíritu, y que el Espíritu “convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8). Esto es la gracia común. Es la tarea del Espíritu hacer que los seres humanos pecadores sean plenamente conscientes de su pecado, su culpa y su separación de Dios. Al mismo tiempo, les señala la cruz de Cristo como el único camino de salida de su condición desesperada. Sin esta obra del Espíritu, la Cruz llega a ser inefectiva en sí misma. Pero, es precisamente por causa de la Cruz que el Espíritu está activo en el mundo, señalando constantemente a los pecadores a Jesús para su salvación.

La gracia no es irresistible; es decir, los seres humanos pueden rechazarla, y muchos lo hacen. La gracia difícilmente podría ser gracia (¿cómo podría serlo?) si fuera impuesta a la gente. Dios respeta la libertad de sus criaturas; nada demuestra esto mejor que la Cruz.

¿De qué maneras te encuentras resistiendo a las sugerencias del Espíritu? ¿Por qué hacemos esto? ¿Por qué es tan peligrosa esta resistencia, aun en cosas “pequeñas”? Pero, más importante todavía, ¿cómo podemos aprender a entregarnos cada día a las sugerencias que vienen de lo Alto?

Viernes 12 de diciembre
Escuche Resumen D. Biblico – –

Para Estudiar y Meditar:

“El Salvador presenta la virtud de su mediación ante el Padre, y se compromete con la tarea de Intercesor personal. Al proclamarse como nuestro Intercesor, él desea que sepamos que él pone en el incensario de oro sus méritos y eficiencia, para que pueda ofrecerlas junto con las oraciones sinceras de su pueblo. Cuán esencial es, entonces, que oremos mucho; porque así como nuestras oraciones ascienden al trono de Dios, se mezclan con la fragancia de la justicia de Cristo. Nuestra voz no es la única voz que se oye. Antes que llegue al oído de Dios, se mezcla con la voz de Cristo, a quien el Padre siempre escucha”.–E. G. de White, Manuscript Releases, t. 7, p. 166.

“Pero, mientras Jesús siga intercediendo por el hombre en el Santuario celestial, los gobernantes y el pueblo seguirán sintiendo la influencia refrenadora del Espíritu Santo, la cual seguirá también dominando hasta cierto punto las leyes del país. Si no fuera por estas leyes, el estado del mundo sería mucho peor de lo que es. Mientras que muchos de nuestros legisladores son agentes activos de Satanás, Dios tiene también los suyos entre los caudillos de la nación. El enemigo impele a sus servidores a que propongan medidas encaminadas a poner grandes obstáculos a la obra de Dios; pero los estadistas que temen a Dios están bajo la influencia de santos ángeles para oponerse a tales proyectos con argumentos irrefutables” (CS 668, 669).

Preguntas Para Dialogar:

  1. Si Dios nos ama y envió a su Hijo a morir por nosotros, ¿por qué es necesario que Jesús actúe todavía como Mediador ante el Padre?
  2. Repasa el libro a los Hebreos. ¿Qué nos indica acerca de la realidad y la importancia de la mediación de Cristo en nuestro favor en el cielo?
  3. ¿De qué modo la realidad del ministerio de Cristo en el cielo responde a la pregunta: ¿Qué ha estado haciendo Jesús todos estos años desde su resurrección?

Resumen: Después de su resurrección y su ascensión, Cristo sigue su obra salvadora mediante la mediación en el Santuario celestial. Desde allí actúa como mediador de bendiciones materiales para los seres humanos y preserva la vida sobre el planeta. Como nuestro Mediador, él aplica los beneficios plenos de su expiación sobre la cruz a los que responden a la invitación del Espíritu para encontrar en él su Salvador.

Una respuesta

  1. El día 22 de septiembre, encontre un material hermoso sobre la metafora salvacion del hombre y un material y hoy que busque no encontre nada y nos como hayarlo, por esoy estudiando, teologia.
    Mi correo es paucasedn@gmail.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: