comentario de la leccion de escuela sabatica


UNIDOS EN CRISTO

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17)

INTRODUCCION

La obra de reconciliación de Cristo sigue mientras nos llama a ser miembros de la nueva humanidad instituida por él en su propia persona.

El sacrificio de Cristo proporciona todo lo que necesitamos para la salvación. Esta incorporación en Cristo, mediante el rito del bautismo, es nuestra participación en su muerte y su resurrección; es nuestro reconocimiento de que su muerte es nuestra muerte, por cuanto él murió como nuestro Sustituto. De este modo, llegamos a estar unidos con él. En esta unidad, nos apropiamos de todos los infinitos beneficios de su sacrificio y llegamos a ser miembros de la nueva humanidad instituida por él en su propia persona. Esta unión con Cristo es, mediante la obra de su Espíritu, encarnada en nuestra incorporación a la iglesia como el cuerpo de Cristo. De este modo, estar incorporados en Cristo es tener una comunión personal con él y estar unidos unos a otros en el misterio de su iglesia.

“Es sólo mediante Cristo que el ser humano puede tener acceso a Dios y mantener comunicación con él” (Confrontation, pp. 19, 20)

Adán tenía la ventaja de gozar de toda la fuerza de la virilidad, de poseer todo el vigor del cuerpo y de la mente, de estar rodeado de las glorias del Edén, y de tener comunión diaria con los seres celestiales. Ninguno de los efectos del pecado estaba sobre él. No era el caso de Cristo cuando entró en conflicto con Satanás en el desierto. Por cuatro mil años la raza había estado perdiendo su fuerza física, mental y moral, y Cristo tomo sobre sí las flaquezas de la humanidad degenerada. Únicamente así podía rescatar al hombre de las profundidades de su degradación (Signs of the Times, 3 de diciembre, 1902)

1. Humanidad de Adán (De la carne)

Los seres humanos por nacimiento natural, llevamos la humanidad que corresponde a Adán, una humanidad pecadora, separada de Dios.

2. Nueva humanidad (Del espíritu)

Está compuesta por los que nacieron de arriba y no de la carne (Juan 3:3, 5, 6). Estos son los que vieron en Cristo el único medio de salvación, creyeron en él, y ahora tienen vida eterna. Ahora pertenecen a la nueva creación, liberados del poder esclavizador del pecado (2 Corintios 5:17). Han llegado a ser hijos de Dios, miembros de la familia celestial. Pablo describe esto como la adopción en la familia de Dios (Gálatas 4:5-7).

I. LA NUEVA HUMANIDAD

La meta final de la obra de salvación de Cristo es hacer todas las cosas nuevas, deshaciendo en forma permanente el daño causado por el pecado. Lo “nuevo” no es solo lo que esperamos mediante nuestra esperanza en Cristo sino también lo que ya estamos experimentando ahora, como cristianos.

La obra de la redención es esencialmente una obra de re-creación, tan radical que todo resultará en un cielo nuevo y una tierra nueva. No obstante, esta obra de re-creación no comienza con el cielo y la tierra nuevos literales, ni siquiera con la re-creación de nuestros viejos cuerpos físicos. Comienza con la creación de una nueva humanidad. La solución del problema comienza con la erradicación de su poder controlador en el corazón humano. La nueva humanidad es, por lo tanto, la participación de los seres humanos en la humanidad inaugurada por Cristo.

Esta nueva humanidad está determinada no por diferencias étnicas o sociales sino solo por el poder de Cristo de hacernos uno en él. Pablo afirma que, por medio de Cristo, Dios reunió en la iglesia a judíos y gentiles, y que es su propósito “crear en sí mismo [en Cristo] de los dos un solo y nuevo hombre” (Efe. 2:15). Este nuevo “hombre”, o humanidad, es creado en Cristo en el sentido de que participa en la unidad con Dios hecha posible por medio de Cristo.

y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:24)

“Nuevo”

Gr. kainós, “nuevo, diferente”. Vestirnos con la nueva naturaleza o nuevo “hombre” no es algo que podemos hacer por nosotros mismos, no es simplemente una persona renovada. Dios es el poder activo de esta nueva creación; pero este cambio no se efectúa sin el consentimiento y la cooperación del ser humano (DMJ 120).

“Según Dios”

Dios es el ideal según el cual es modelado el nuevo hombre (Mat. 5: 48), y debido a que el “nuevo hombre” es en realidad un retorno al estado humano original, esto significa la restauración de la imagen de Dios en el alma (Génesis 1: 27; Col. 3: 10).

Cristo se hizo carne con nosotros, a fin de que pudiésemos ser espíritu con él. En virtud de esta unión hemos de salir de la tumba, no simplemente como manifestación del poder de Cristo, sino porque, por la fe, su vida ha llegado a ser nuestra. Los que ven a Cristo en su verdadero carácter, y lo reciben en el corazón, tienen vida eterna. Por el Espíritu es como Cristo mora en nosotros; y el Espíritu de Dios, recibido en el corazón por la fe, es el principio de la vida eterna” (¡Maranata: El Señor viene!, p. 300).

II. UNIDOS CON CRISTO

El bautismo es una solemne renuncia al mundo. Por esta profesión el yo muere a la vida de pecado. Las aguas cubren al candidato y en presencia del universo entero se sella la promesa mutua. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, el hombre es sepultado “con Cristo” en el bautismo y se levanta del agua para vivir una nueva vida de lealtad a Dios. (La fe por la cual vivo, p. 148).

Cuando el cristiano se somete al solemne rito del bautismo, los tres poderes más altos del universo –el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- dan su aprobación a ese acto, comprometiéndose a ejercer su poder en beneficio de él mientras él se esfuerza por honrar a Dios. Es sepultado, a semejanza de la muerte de Cristo, y es levantado a semejanza de su resurrección… (Reflejemos a Jesús, p. 99)

Nuestra incorporación por fe en Cristo se expresa en el bautismo. Esto significa:

1. Una declaración pública de que la muerte de Cristo fue nuestra muerte y que por medio de su resurrección somos parte de una nueva creación, una nueva humanidad.

2. No morimos “en Cristo”, sino que somos “bautizados en su muerte”. Por medio del bautismo, nos unimos a él en su muerte.

3. Ser “bautizados en Cristo” significa que morimos “con Cristo” (Romanos 6:3, 8) y que volvemos a la vida “con Cristo” (Col. 2:13). Es un lenguaje de participación, indicando que nuestra muerte al pecado y nuestra vida nueva suceden solamente y exclusivamente en unión con Cristo.

4. Nuestra incorporación en la resurrección de Cristo significa que él ha llegado a ser nuestro único Señor. Nuestra participación en el poder de su resurrección indica que el pecado ya no nos gobierna. Esto es posible gracias al poder del Espíritu Santo recibido en ocasión de nuestro bautismo. Nuestra participación por fe en su muerte y su resurrección es inseparable y testifica del hecho de que pertenecemos a él (Gálatas 3:27, 29; Colosenses 2:12).

Morir con él significa reconocerlo como nuestro Salvador. Reconocerlo como Salvador significa que vemos en él al Hijo de Dios que muere en la cruz por nuestros pecados y rebelión, y que experimentamos el arrepentimiento, el bautismo y el perdón de los pecados (Hechos 2:38). Al unirnos con Cristo nos apropiamos de los beneficios plenos de la muerte de Cristo

III. UNIDOS EN CRISTO

“Nuestro crecimiento en la gracia, nuestro gozo, nuestra utilidad, todo depende de nuestra unión con Cristo. Solamente estando en comunión con él diariamente, a cada hora permaneciendo en él, es como hemos de crecer en la gracia. Él no es solamente el autor sino también el consumador de nuestra fe. Cristo es el principio, el fin, el todo. Estará con nosotros no solamente al principio y al fin de nuestra carrera, sino “en” cada paso del camino…” (La fe por la cual vivo, p. 127).

La expresión “en Cristo” tiene básicamente dos aplicaciones:

1. Para referirse a lo que Dios hace a través de Cristo.

“Dios estaba “en” Cristo reconciliando consigo al mundo” (2 Corintios 5:19).

La frase transmite dos ideas principales:

a. Cristo es el instrumento exclusivo de Dios para la reconciliación.

b. La reconciliación está ubicada en la persona y la obra de Cristo. La implicación de esto es que podemos gozarla solo “en” unión “con” él.

2. Para indicar lo que el cristiano hace “en” unión “con” él a través del Espíritu santo

Cristo se relaciona con los creyentes mediante el Espíritu. Los dones que son nuestros en Cristo, se dice también que son dones en el Espíritu. Por ejemplo, somos justificados y santificados por el Espíritu (1 Cor. 6:11), tenemos “justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Rom. 14:17) y tenemos comunión tanto en el Espíritu como en Cristo (1 Cor. 1:9; Fil. 2:1).

“La influencia del Espíritu Santo es la vida de Cristo en el alma. No vemos a Cristo ni le hablamos, pero su Espíritu Santo está tan cerca de nosotros en un lugar como en otro. Obra dentro y por medio de todo el que recibe a Cristo” (A fin de conocerle, p. 59).

Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso” (Efe. 1:1)

“En Cristo Jesús”

Esta frase, así como cualquiera de sus similares -“en Cristo”, “en él”, “en quien”, “en el Señor”, “en el amado”-, puede ser considerada como la frase clave de la epístola.  Estas expresiones ocurren frecuentemente en la epístola para señalar a Cristo Jesús como la esfera o medio, en el cual el creyente vive y actúa.  Esas palabras destacan la estrecha unidad que existe entre el cristiano y su Señor.  Todo lo que el cristiano hace lo realiza con referencia a su Señor. Estar en unión con Cristo es sinónimo de estar en el Espíritu

a. En nuestras emociones y actitudes

Nos regocijamos “en” él (Filipenses 3:1), nos jactamos y gloriamos “en” él (Rom. 15:17), nos mantenemos firmes en él (Fil. 4:1), somos fuertes “en” él (Efe. 6:10)

b. En nuestras acciones

Hacemos obras de fe “en” él (Gál. 5:6)

Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” (Romanos 8:9)

“Según el Espíritu”

Es decir, tenéis una inclinación espiritual y estáis bajo la dirección y la influencia del Espíritu Santo.

“Si es que”

La vida vieja en la carne sólo cesa cuando comienza la nueva vida en el Espíritu. El poder dominante de la carne sólo puede ser eliminado de la vida cuando se invita al Espíritu para que venga y ejerza un dominio completo.  Cuando el Espíritu realmente mora en lo interior, termina la vida según la carne.

Este versículo es una invitación al examen propio. Nuestra mente es espiritual y vivimos en el Espíritu “si es que” el Espíritu de Dios mora en nosotros. Podemos saber si el Espíritu mora en nosotros por la presencia o ausencia de sus frutos (Gál. 5: 22) en nuestra vida. La ausencia de sus frutos demuestra que aún estamos viviendo en la carne.

“Mora”

Esto es lo que indica la continua y permanente presencia del Espíritu, y no los arrebatos ocasionales de entusiasmo y fervor. En otros pasajes Pablo presenta al Espíritu Santo como morando en el corazón del cristiano (1 Cor. 3: 16; 6: 19).

“en vosotros”

Denota la intimidad de la relación personal entre el creyente y el Espíritu. Implica una continua sumisión de la voluntad del cristiano a la voluntad de Dios.

En síntesis, estar en el Espíritu es ser parte de la Nueva Creación (nueva humanidad) que:

· No son controlados por sus naturalezas caídas

· No se encuentran en rebelión contra Dios

· Están espiritualmente vivos (Romanos (8:10)

· Son hijos de Dios (Romanos 8:14perez0011@yahoo.es)

c. En nuestra unión con el cuerpo de Cristo, la iglesia

Ser bautizado en Cristo es, al mismo tiempo, ser “bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo”, es decir, en la iglesia (1 Corintios 12:13). La imagen de la iglesia como el cuerpo de Cristo designa la unidad y la interdependencia de los creyentes entre sí y con Cristo. Los miembros de la iglesia a menudo son identificados como los que están “en Cristo”, en el sentido, de vivir una vida totalmente determinada por lo que Cristo ha hecho por ellos.

CONCLUSION

Cristo vino en unión con Dios, venció al enemigo, murió por nuestros pecados e instituyó una nueva humanidad. Por naturaleza somos parte de la vieja humanidad, pero llegamos a ser miembros de la nueva humanidad mediante la fe en él. De este modo, comenzamos una vida nueva en unión con Jesús y con su iglesia.

Alfredo Padilla Chávez

Pastor IASD Puente Piedra “A”

Escríbenos a: apadilla88@hotmail.com

apadilla@apcnorte.org.pe

apadilla@apcnorte.org.pe

LIMA PERÚ

Visite:

http://www.pmministries.com/

http://groups.google.fr/group/escuela-sabatica-ppt

http://www.egrupos.net/grupo/escuelasabatica

http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es

http://www.escuelasabatica.tk/

http://www.apcnorte.org.pe

Unidos en Cristo

Nueva humanidad

Unidos en Cristo

Unirnos a su iglesia

Unión con Cristo

A través de la…

El Espíritu Santo

Bautismo

Vivir según el Espíritu

· Cristo instituyó una nueva humanidad

· Llegamos a ser miembros de la nueva humanidad mediante la fe en él.

· Comenzamos una vida nueva en unión con Jesús y con su iglesia.

Mediante

el…

Es…

Entonces…

Recibimos

el…

Es…

Vivimos…

Nueva naturaleza

Es

Vestir…

Sentimientos

Acciones

Alfredo Padilla Chávez

Pastor IASD Puente Piedra “A”

Escríbenos a: apadilla88@hotmail.com

apadilla@apcnorte.org.pe

http://www.escuelasabatica.tk/

LIMA PERÚ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: