Comentario Leccion De Escuela Sabatica (2009-1)


EL MÉTODO CELESTIAL DE COMUNICACIÓN

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo” (Hebreos 1:1, 2)

INTRODUCCION

En el Jardín del Edén, Dios habló con Adán y Eva cara a cara: “Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día” (Génesis 3:8)

Después de la transgresión de Adán, Dios ya no habló directamente con el hombre; la raza humana fue entregada en manos de Cristo, y toda comunicación pasó por medio de él al mundo. Fue Cristo quien pronunció la Ley en el monte Sinaí” (FCE 237, 238).

En forma humana”

En el Antiguo Testamento, con frecuencia se identifica al Ángel de Dios o el Ángel del Señor con Dios mismo. Jacob se refiere a Dios y al Ángel de la misma manera (Gén. 48:15, 16); el Ángel del Señor se apareció a Moisés en la zarza ardiente, y no obstante es Dios quien le habla (Éxo. 3:2-6); el Ángel que se le apareció a Gedeón es identificado con Dios (Juec. 6:11-14); y lo mismo es cierto del Ángel del Señor que se les aparece a Manoa y a su esposa (Juec. 13:11-22). Cada vez que Dios se manifestó a los seres humanos en una forma corporal, siempre fue una manifestación similar a la humana.

Hay dos maneras básicas en las cuales Dios se ha revelado a sí mismo a la humanidad:

  1. La revelación general

Es la revelación de Dios mismo a todas las personas por medio de la naturaleza y la conciencia.

  1. La revelación especial

Por medio de los profetas, La Biblia y especialmente por medio de Jesucristo.

  1. REVELACION GENERAL

  1. A través de la naturaleza

Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos” (Salmo 19:1-6)

“Cielos”

Los cielos que podemos contemplar, la región donde está el sol, la luna y las estrellas (ver Génesis. 1:1, 8, 9, 14, 16, 17, 20)

Gloria”

La sabiduría, el poder, la habilidad, la benevolencia: todo cuanto constituye la gloria de Dios. Basta mirar el cielo a simple vista para que uno se impresione con la sensación de la gloria de Dios. ¡Cuánto mayor es esa revelación cuando se estudian los cielos a través de los modernos y potentísimos telescopios!

Firmamento”

Heb. raqía’. El término “firmamento” viene del latín firmamentum, el cual se usa en la Vulgata para traducir el vocablo hebreo raqía’. En realidad, firmamentum, que significa “apoyo”, corresponde con la voz griega steréÇma (que se usa en la LXX en lugar de raqía’), la cual significa “firmeza”, “construcción sólida”. Esta traducción podría referirse a los cielos, porque los antiguos concebían que éstos eran algo así como una semiesfera, sólida y cóncava. El esplendor y el orden que despliega el firmamento refutan la teoría de la evolución. No son el resultado de la casualidad, sino obra de Dios. Su belleza y exactitud confirman la existencia del Creador. Por medio de los cielos aun los paganos pueden discernir al Creador, “de modo que no tienen excusa” (Rom. 1: 19, 20). Por medio de sus obras Dios habla a los que le conocen (DTG 593)

  1. REVELACION ESPECIAL

a. Por medio de profetas

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones” (Jeremías 1:5)

“Antes que te formase”

Aun antes de que jeremías hubiera nacido, Dios había tenido el propósito de que fuera un profeta.

“Te santifiqué”

Heb. qadash, verbo que en la forma que aquí emplea, significa “declarar sagrado”. “Te tenía consagrado” (BJ). Dios había apartado a Jeremías para una obra especial; lo había asignado para que realizara su tarea profética especial.

“Te di”

El verbo nathan, “dar”, también puede traducirse como “designar”. “Profeta de las naciones te constituí” (BJ). En forma similar se escogió a Juan el Bautista antes de que naciera (Luc. 1: 15).

“Profeta”

Profeta es aquel que recibe revelaciones directas de parte de Dios para comunicarlas a otros. La predicción no se origina en el profeta: éste es sólo el portavoz o intérprete de Dios. La revelación que recibe el profeta puede referirse o no al futuro.

La palabra profeta (en hebreo, nabí) significa “uno llamado (por Dios)”, o “uno que tiene una vocación (de Dios)”. El profeta es una persona que proclama mensajes divinos. Estos pueden relacionarse con el pasado, el presente o el futuro, y pueden consistir en exhortaciones, instrucciones, consuelo o predicciones. La palabra castellana profeta viene del griego profetés, una combinación de la preposición pro, “para”, o “en lugar de” o “de parte de”, con el verbo femí, “hablar”. La idea es “hablar de parte de”.

  1. Por medio de la Biblia

Durante los primeros milenios de la existencia humana, Dios se reveló a personas individuales por medio de sueños, visiones o epifanías (apariciones). Desde el tiempo de Moisés (siglo XV a.C.) en adelante, muchas de estas revelaciones fueron escritas. Como resultado, tenemos hoy los 66 libros de la Biblia, que contienen todo el conocimiento necesario para la salvación.

Características de la Biblia

  1. Unidad

Fue escrita por aproximadamente cuarenta actores a lo largo de casi mil seiscientos años. El plan de salvación es revelado progresivamente desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Hay unidad en su tema: Se promete al Mesías en todo el Antiguo Testamento y se declara, en cada libro del Nuevo Testamento, que él vino en la persona de Jesucristo. Y hay armonía completa en sus enseñanzas: Las doctrinas del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento son las mismas

  1. Incorpora una historia más antigua que la de cualquier pueblo del mundo

William F. Albright, el arqueólogo más grande del siglo XX, escribió: “La tradición nacional hebrea supera a todas las demás, dando un cuadro claro de los orígenes tribales y familiares. En Egipto y en Babilonia, en Asiria y en Fenicia, en Grecia y en Roma, buscamos en vano algo que se pueda comparar con esto. No hay nada como ello en la tradición de los pueblos germánicos. Tampoco en la India o en la China se puede encontrar nada similar”.–The Biblical Period, p. 27.

  1. Supervivencia

Tiene más evidencia de manuscritos que cualquier otro libro de la literatura clásica, a pesar de los intentos de emperadores romanos para destruirla. Hay en existencia más de 5.000 manuscritos griegos conocidos del Nuevo Testamento. Le siguen La Ilíada de Homero, de la que sobrevivieron solo 643 manuscritos.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios…” (2 Timoteo 3:16)

“Toda la Escritura”

Aunque Pablo aquí se refiere específicamente al AT, su declaración también es verdadera respecto al NT. Dios no autoriza a los hombres a distinguir entre lo que ellos suponen que es divinamente inspirado y lo que piensan que es sólo un producto del ingenio humano.

“Inspirada por Dios”

Gr. theópneustos, “exhalado o soplado por Dios”. Pablo presenta aquí por qué la Biblia hace al hombre “sabio para la salvación” (vers. 15): porque ella es el pensamiento de Dios comunicado a los hombres. La vitalidad de las Escrituras se debe a la vida que Dios ha alentado en ellas.

La persistencia de su encanto y su idoneidad para satisfacer cada necesidad humana testifican de su autoridad divina.

En el griego esta oración no tiene la cópula verbal: “es”. Por lo tanto, algunos comentadores traducen: “Toda Escritura inspirada por Dios es útil. . .” Sugieren así que si bien los pasajes inspirados tienen su función, se entiende que la Biblia incluye pasajes no inspirados. El texto griego permite colocar el verbo “es” en una u otra parte. Sin embargo, la traducción de la RVA está más de acuerdo con lo que de sí misma enseña la Biblia: que toda la Escritura es inspirada. Un eminente erudito moderno, C. F. D. Moule, argumenta diciendo que este pasaje “muy difícilmente podría significar “toda escritura inspirada”, y es mucho más probable que signifique “el conjunto de la Escritura [es] inspirado” ” (An Idiom Book of New Testament Greek, p. 95).

Otros comentadores abogan por el significado verbal activo de theópneustos, y traducen: “Toda escritura exhala a Dios”. Sin embargo, la sintaxis y el testimonio de las Escrituras apoyan la interpretación en voz pasiva. Compare con 2 Ped. 1: 21. La voz activa anula el indudable aserto de que toda la Escritura es inspirada por Dios. Si así fuera el texto sólo diría que la Biblia, como los otros escritos religiosos, gira en torno de Dios y contiene los mejores pensamientos humanos en cuanto a Dios.

  1. Por medio de Cristo

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo…” (Hebreos 1:1, 2)

“Hablado”

El autor destaca el hecho de que fue Dios quien habló por medio de los profetas. Un libro puede llevar el nombre de Isaías o Amós o Daniel, pero Dios es el verdadero autor (cf. Juan 5:46-47). El hecho de que él había dado revelaciones por medio de los profetas en los tiempos del AT, no impidió que más tarde también las diera, y aun mayores, cuando fue necesario hacerlo. En los tiempos del AT era imprescindible demostrar fe en el Redentor que vendría, ofreciendo un cordero sobre el altar; pero después de que Cristo vino, era completamente inapropiado seguir ofreciendo tales sacrificios. Si se hubiese continuado con ellos, no se ha demostrado fe sino incredulidad. Era necesario dejar a un lado los ritos y ceremonias que señalaban a Cristo y reemplazarlos por otros en que se demostrara confianza en que Cristo ya había venido. Pero para que el creyente en Dios pudiera hacerlo, eran necesarias nuevas revelaciones del cielo.

Terminar con ceremonias y costumbres que tenían la aureola de santidad que les daban los siglos-como el cristianismo lo exigía de Israel- y adoptar otras nuevas que en ostentación y pompa no se comparaban con las antiguas; desprenderse de los majestuosos servicios del templo, parecía a muchos, sin duda, que no sólo era repudiar todas las experiencias religiosas y revelaciones del pasado sino poner fin a toda religión. Los judíos del siglo I y sus antepasados siempre habían ofrecido sacrificios, y Dios había aceptado su culto. ¿Podría haber algún perjuicio en continuar con lo que el cielo había bendecido tan manifiestamente? Recordaban cómo Dios había instruido a Moisés para que construyera el santuario, y cómo honró directamente su dedicación enviando fuego del cielo para encender la leña del altar. Conceptuaban que la religión que había sido buena para Abrahán, Moisés y Elías, tenía que ser también para ellos.

Siempre será una tarea difícil cambiar las costumbres de siglos; transformar los hábitos de una nación en unos pocos años es casi imposible. En el caso de la transición del judaísmo al cristianismo era particularmente difícil, pues el cambio debía hacerse mediante el liderazgo de hombres que, según el concepto de la mayoría, no estaban a la altura de los que habían instituido las prácticas ancestras. Por eso fue sumamente difícil el período de transición. Se necesitaba mucha sabiduría y sabio consejo. No hay duda de que había interrogantes casi siempre presentes: si Dios no exige ahora sacrificios, si en realidad le son desagradables, ¿entonces qué se puede decir de los hombres de la antigüedad, grandes y buenos, que enseñaron a Israel a ofrecer sacrificios a Dios y ellos también los ofrecieron? ¿No siguieron entonces las instrucciones específicas de Dios? ¿Y quiénes son Pablo y los otros apóstoles para que se atrevan a cambiar prácticas e instituciones antiguas? Los judíos podían preguntar directamente a los apóstoles si se consideraban mayores que los profetas y los patriarcas de la antigüedad (cf. Juan 4:12).

Estas preguntas son respondidas en las primeras palabras de la epístola. Los grandes dirigentes del pasado no estaban equivocados. Habían sido guiados por Dios. Eran hombres de Dios. Cuando hablaban, Dios hablaba. No habían seguido fábulas sutiles, engañosas. Al enfocar las cosas de esta manera, el autor del libro naturalmente se ganaba la confianza de la gente que creía que los grandes hombres y los profetas de la antigüedad habían sido guiados por Dios.

“Muchas veces”

Gr. polumeros. Este adverbio griego significa “en muchas partes” o ” muchas maneras”; “de una manera fragmentaria” (BJ). La luz procedente del trono de Dios no irrumpió sobre los hombres como un gran relámpago de gloria, sino que descendió lentamente, poco a poco, a medida que los hombres podían comprenderla.

“De muchas maneras”

Gr.polutrópós, “multiforme”, “de muchos modos” (BJ). Dios hablo mediante profetas a través de mensajes verbales y escritos, por parábolas y por medios visuales. Pero cualesquiera que fueren los medios, era Dios el que hablaba (ver el comentario de “hablado”).

“En otro tiempo”

Gr. pálai, “hace mucho”, “anteriormente”. La referencia es sin duda a toda la revelación del AT.

“Padres”

Con el sentido de “antepasados” o “ascendientes”.

“Estos postreros días”

Equivale a la expresión “en nuestro tiempo”. Los escritores bíblicos a veces hablan de los acontecimientos relacionados con el primer advenimiento de Cristo como si ocurrieran en los “postreros días” (cf. Hech. 2:17; Heb. 9:26; 1 Ped. 1:5).

“Por el Hijo”

“Por medio del Hijo” (BJ). Se establece un contraste entre la revelación mediante un profeta y la revelación mediante un “hijo”. En el texto griego no se encuentra el artículo “el” que antecede a “Hijo”.

Cristo vino para enseñar a los seres humanos lo que Dios desea que conozcan. En los cielos, en la tierra, en las anchurosas aguas del océano vemos la obra de Dios. Todas las cosas creadas testifican acerca de su poder, su sabiduría y su amor. Pero ni de las estrellas, ni del océano ni de las cataratas podemos aprender lo referente a la personalidad de Dios como se revela en Cristo. Dios vio que se necesitaba una revelación más clara que la de la naturaleza para presentarnos su personalidad y su carácter. Envió a su Hijo al mundo para revelar, hasta donde podía soportarlo la vista humana, la naturaleza y los atributos del Dios invisible” (3 JT 263, 264)

CONCLUSION

Podemos afirmar que Dios se comunica con el hombre a través de: La naturaleza, La Santa Biblia, sus profetas.

Jesús vino al mundo para revelar la naturaleza de la personalidad, carácter y atributos de Dios.

Alfredo Padilla Chávez

Pastor IASD Puente Piedra “A”

Escríbenos a: apadilla88@hotmail.com

apadilla@apcnorte.org.pe

apadilla@apcnorte.org.pe

Anuncios

4 comentarios

  1. ME GUSTARIA RECIBIR EL RESUMEN DE LA LECCION DE LA ESCUELA SABATICA..
    Q DIOS LES BENDIGA GRANDEMENTE…

    Me gusta

  2. queridos hermanos me gustaria que me envien ha mi correo electronico las lecciones de escuela sabatica de antemano les agradesco de antemano su colaboracion su hermano en cristo jesus italo mazzetti caballero

    Me gusta

  3. Me gustaria que me manden a mi correo el comentario de la lección de la escuela sabatica cada semana. Le agradecere su colaboración.

    Me gusta

  4. Hola amigos, me gustaria que me enviaran la leccion de esta semana, osea la del 10 de enero, ya que la que enviaron ayer fue la de la semana pasada.

    Agradezco mucho su colaboración.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: