Comentario leccion de escuela sabatica (2009-1) Leccion 9


LA INTEGRIDAD DEL DON PROFÉTICO

“Vive Jehová, que lo que mi Dios me dijere, eso hablaré” (2 Crónicas 18:13)

INTRODUCCION

La misma clase de ataques dirigidos contra la Biblia son los que se dirigieron contra Elena de White. Uno de los ataques contra Elena de White es que, por cuanto ella usaba otras fuentes, no es confiable ni honesta.

A continuación exploraremos la manera en que actúa la inspiración, tanto en los escritores bíblicos como en Elena de White.

<!–[if !supportLists]–>I. <!–[endif]–>EN EL PROFETA

<!–[if !supportLists]–>A. <!–[endif]–>Frente a los hombres

<!–[if !supportLists]–>1. <!–[endif]–>Oseas

“Palabra de Jehová que vino a Oseas hijo de Beeri…” Ose. 1:1

“Palabra de Jehová”

Óseas declara en forma muy directa, característica de los profetas, que el mensaje que presenta no es de invención humana sino que procede de la inspiración divina (cf. 2 Tim. 3: 16; 2 Ped. 1: 20-21). La expresión “Así dice Jehová” aparece más de cuatrocientas veces en el Antiguo Testamento.

<!–[if !supportLists]–>2. <!–[endif]–>Elena G de White

Elena de White llamó a sus escritos “la luz menor” para guiar a los hombres y las mujeres a la “luz mayor”, la Biblia. Aunque ambas son luces, sus funciones son diferentes:

<!–[if !supportLists]–>a) <!–[endif]–>La Biblia es el mensaje de Dios para todos los tiempos y para todas las personas. Los escritos de Elena de White son el mensaje de Dios para un tiempo específico, el tiempo del fin, y para un pueblo específico, la iglesia remanente.

<!–[if !supportLists]–>b) <!–[endif]–>Los escritos de ella no son normas adicionales de nuevas doctrinas, sino una ayuda para la iglesia en el tiempo del fin. Sus escritos concentran la atención del lector en la Escritura. No reemplazan las Escrituras.

<!–[if !supportLists]–>B. <!–[endif]–>Frente a las circunstancias

<!–[if !supportLists]–>1. <!–[endif]–>Micaías

“Yo vi a todo Israel esparcido por los montes, como ovejas que no tienen pastor; y Jehová dijo: Estos no tienen señor; vuélvase cada uno a su casa en paz” (1 Reyes 22:17)

“Israel esparcido”

Da el mensaje que Dios le confió. Israel sería esparcido por los montes, y volvería a sus hogares sin su rey. El mensaje de Micaías fue impopular para el Rey, y por ello fue enviado a la prisión (1 Rey. 22:27). El rey Acab, a pesar de la advertencia del profeta, fue a la batalla, y allí murió; el rey Josafat, que en un momento de debilidad había acordado apoyar al rey Acab, apenas escapó con vida.

<!–[if !supportLists]–>2. <!–[endif]–>Elena G. de White

Los críticos cuestionaron la integridad de Elena de White, y han continuado haciéndolo después de su muerte. Fue acusada de engaño, falsedad y mentiras.

<!–[if !supportLists]–>C. <!–[endif]–>Frente a hechos desconocidos

<!–[if !supportLists]–>1. <!–[endif]–>Bíblicos

Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación” 1 Ped. 1:10

“Inquirieron”

O “buscaron”. Una referencia al estudio diligente de los oráculos divinos hecho por los profetas, indudablemente los que ellos habían recibido y los de otros profetas, particularmente en cuanto a la venida del Redentor. La posesión del don profético no significa un pleno y completo conocimiento de todos los asuntos. El profeta sabe sólo lo que Dios le revela, y sólo eso es lo que se le permite presentar como un “Así ha dicho Jehová”. Como los mensajes revelados a un profeta a menudo complementan los que se han dado a otros, es necesario comparar las diferentes revelaciones para tener un concepto equilibrado y completo de los mensajes del cielo. Esto fue lo que hicieron los profetas de la antigüedad.

En Daniel 8:27, el profeta dijo: “Estaba espantado a causa de la visión, y no la entendía”. Unos diez años más tarde, el ángel Gabriel vino y le explicó todo el significado de la visión (Dan. 9:20-23)

<!–[if !supportLists]–>2. <!–[endif]–>Elena G. de White

Cuando comparamos los primeros escritos de Elena de White con sus obras posteriores, a veces encontramos que sus escritos posteriores modifican, o expanden, sus escritos anteriores, reflejando una vislumbre más profunda de los mensajes de Dios

<!–[if !supportLists]–>II. <!–[endif]–>EN EL MENSAJE

<!–[if !supportLists]–>A. <!–[endif]–>Frente a acusaciones de influencia de asistentes literarios

<!–[if !supportLists]–>1. <!–[endif]–>Jeremías

“… sino que Baruc hijo de Nerías te incita contra nosotros, para entregarnos en manos de los caldeos, para matarnos y hacernos transportar a Babilonia” Jeremías 43:2-4

“Baruc”

Esos hombres “soberbios” afirmaron que Baruc, secretario y compañero del profeta, había influido en Jeremías para que el resto de los judíos fuera entregado “en manos de los caldeos”. Como a algunos no les gustaron las claras instrucciones que Dios les dio, afirmaron que el mensaje de Jeremías lo había originado Baruc, su asistente literario, y no Jehová.

<!–[if !supportLists]–>2. <!–[endif]–>Elena G. de White

La Sra. de White ha sido a veces el centro de acusaciones, afirman que sus asistentes literarias escribieron sus libros, o que cometió plagio en la mayor parte de lo que ella escribió. No obstante, en el prefacio de El conflicto de los siglos, ella afirmó que había usado otros libros: “En algunos casos, cuando he encontrado que un historiador había reunido los hechos y presentado en pocas líneas un claro conjunto del asunto, o agrupado los detalles en forma conveniente, he reproducido sus palabras […]. Y, al referir los casos y los puntos de vista de quienes siguen adelante con la obra de reforma en nuestro tiempo, me he valido en forma similar de las obras que han publicado” (CS 14).

Elena White no fue muy versada en gramática, ortografía, puntuación o sintaxis en la construcción de sus escritos. Libremente reconoció su carencia de destrezas literarias y de técnicas editoriales. En 1873 ella se lamentaba diciendo: “No soy una erudita. No puedo preparar mis propios escritos. . . no soy experta en gramática (Mensajes Selectos vol. 3, p. 92). Como tal, ella sentía la necesidad de buscar la ayuda de otros en la preparación de sus manuscritos para su publicación. W.C.White describe los límites que su madre ponía a sus obreros editoriales:

“Los copistas de mi madre, están encargados de la tarea de corregir errores gramaticales, de eliminar repeticiones innecesarias, y de agrupar párrafos y secciones en el mejor orden.

“Los obreros de experiencia de mi madre, tales como las hermanas Davis, Burnhanm, Bolton, Peck,y Hare, quienes están muy familiarizados con los escritos, están autorizados para quitar una oración, un párrafo o una sección de un manuscrito, e incorporarlos con otro manuscrito donde el mismo pensamiento haya sido expresado no muy claramente. Mas ninguno de los ayudantes de mi madre está autorizado para añadir algo a los manuscritos o para introducir pensamientos que no sean los de ella” (W.C.White, carta a G.A.Irwin, Mayo 7,1900).

Mientras se preparaban los capítulos para cada libro, la señora White era constantemente consultada. Y cuando la obra era completada, se la entregaba a ella para su aprobación final.

A la edad de 75 años, le explicaba a su hermana Mary acerca de su trabajo: “Ahora, mi querida hermana, no pienses que te he olvidado, pues no lo he hecho. Tengo libros que escribir. Mi último esfuerzo lo he dedicado a preparar un libro acerca de la verdadera educación. La escritura de este libro me ha resultado muy agotadora, pero ya casi está terminado. Precisamente estoy completando el último capítulo. Este libro no será tan extenso como lo han sido otros, pero la instrucción que contiene es importante. Siento que necesito la ayuda de Dios continuamente.”

“Todavía estoy tan activa como de costumbre. No soy una persona decrépita. Todavía puedo realizar mucho trabajo, como predicar y escribir como lo hacía hace años.”

“Leo todo lo que se copia, para ver si está como debiera. Leo todos los manuscritos de los libros antes que se manden a la imprenta. Así puedes comprender que mi tiempo está totalmente ocupado” (Carta 133, 1902)

<!–[if !supportLists]–>B. <!–[endif]–>Frente a acusaciones de plagio

Vincent L. Ramik, un especialista en patentes, marca registrada, y casos de copyright. Después de investigar cerca de 1.000 casos de copyright en la historia legal de Estados Unidos, Ramik emitió una opinión legal de 27 páginas en que concluye: “Elena G. de White no era una plagiaria y sus obras no constituyeron una violación del copyright o piratería”. Ramik destacó varios factores que los críticos de Elena de White han errado en tomar en cuenta cuando la acusan de hurto literario y engaño.”

<!–[if !supportLists]–>· <!–[endif]–>Sus selecciones “permanecieron bien dentro de los límites legales del ‘uso correcto’.”

<!–[if !supportLists]–>· <!–[endif]–>“Elena de White usó los escritos de otros; pero en la manera en que los usó, los convirtió singularmente en suyos”, adaptando las selecciones dentro de su propio marco literario.

<!–[if !supportLists]–>· <!–[endif]–>Elena de White motivó a sus lectores a adquirir copias de algunos de los muchos libros que ella usaba, demostrando que no intentó ocultar el hecho de su uso de las fuentes literarias, y que no tuvo intención de defraudar o reemplazar las obras de cualquier otro autor.

<!–[if !supportLists]–>· <!–[endif]–>Elena de White “no copió en masa o sin discriminación. Lo que seleccionó o no seleccionó, y la manera como alteró lo que seleccionó revela que ella usó fuentes literarias “para ampliar sus temas trascendentes o para expresarlos más vigorosamente; ella era la dueña, no la esclava, de sus fuentes” (Herbert Douglass, Mensajera del Señor, p. 462).

Los autores bíblicos, en el uso de materiales literarios, se comportaron en forma similar a Elena G. de White. Si ellos son considerados correctos también, ella debe ser valorada de ese mismo modo.

 

<!–[if !supportLists]–>1. <!–[endif]–>Sin reconocimiento total de autoría

<!–[if !supportLists]–>a) <!–[endif]–>Se pueden señalar muchísimos ejemplos, en apropiamiento de ideas, en la Biblia, sin dar ningún crédito de autoría: Job 7:17-18 dice: “¿Qué es el hombre para que lo engrandezcas y para que pongas sobre él tu corazón y lo visites todas las mañanas…?” David toma Salmo 8:4 gran parte de esta idea y frase, sin dar crédito de propiedad intelectual “Digo qué es el hombre para que tengas de él memoria y el hijo del hombre para que lo visites?” (Versión Reyna Valera, 1960).

<!–[if !supportLists]–>b) <!–[endif]–>Pablo usa, sin reconocer nada, las ideas y fraseología de Deut. 30:11-14 para ilustrar la justificación por la fe en su carta a los Romanos 10: 6-8.

<!–[if !supportLists]–>c) <!–[endif]–>Jesús mismo toma ideas de Proverbios 25: 7, tal como están registradas en Lucas 14: 8-10, en completo silencio respecto a su fuente.

<!–[if !supportLists]–>2. <!–[endif]–>Reconocimiento Parcial o Incompleto de la Propiedad Intelectual

<!–[if !supportLists]–>a) <!–[endif]–>Pablo en Romanos 11: 8: “Como está escrito: Dios les dio espíritu de estupor, ojos que no vean y oídos con que no oigan hasta el día de hoy” y aparentemente está citando a Isaías 29: 10, y aunque algo indica sobre su procedencia, no da la referencia precisa, pues sólo dice “está escrito”.

<!–[if !supportLists]–>b) <!–[endif]–>Lucas, en Hechos 8: 32-33 cuenta: “El pasaje de la Escritura que leía era éste: ‘como oveja a la muerte fue llevado y como cordero muerto delante del que lo trasquila así no abrió su boca'”, está citando a Isaías 53: 7, sin mencionar el nombre del libro ni del autor, pero sí señala la estructura mayor a la cual dicho libro pertenece: La Escritura.

<!–[if !supportLists]–>3. <!–[endif]–>Empleo de fuentes profanas y religiosas extra bíblicas

El Antiguo y Nuevo Testamento da evidencias que existieron documentos, archivos, anales, registro oficiales, históricos, desconocidos actualmente en su forma completa. Estaban al margen de los libros canónicos bíblicos los cuales los escritores sagrados conocían muy bien, los consignaban, valoraban y consultaban como registrando datos veraces y valiosos. Se mencionan varios

<!–[if !supportLists]–>a) <!–[endif]–>En 1 Reyes 11: 41: “Los demás hechos de Salomón no están escritos en el libro de Los Hechos de Salomón…”.

<!–[if !supportLists]–>b) <!–[endif]–>En 1 Crónicas 29: 29: “Los hechos del rey David… están escritos en el libro de Las Crónicas de Samuel Vidente, Las Crónicas del Profeta Natán, y Las Crónicas de Gad vidente. En 1 Crónicas 27:24 se nombra “el registro de las crónicas del rey David”.

<!–[if !supportLists]–>c) <!–[endif]–>En 2 Crónicas 20: 29: “Los demás hechos de Salomón, primeros y postreros, ¿no están escritos en los libros del profeta Natán, en la profecía de Ahías silonita, y en la profecía del vidente Iddo (1 Crón.13:22) contra Jeroboam hijo de Nabal?”

<!–[if !supportLists]–>d) <!–[endif]–>En 1 Reyes 14: 19: “Los demás hechos de Jeroboam… todo está escrito en la Historia de los Reyes de Israel”. Los analistas bíblicos entienden que no refiere al libro de Reyes de la Biblia sino a otro similar, paralelo.

<!–[if !supportLists]–>e) <!–[endif]–>Existen, además, muchas alusiones a edictos (mandatos o decretos públicos con autoridad de gobernante o magistrado) en 2 Crónicas 31: 5; Esther 3: 15; 8: 8, 13, 14; Daniel 2: 13, 15; 3: 28; 6: 7-15; Lucas 2: 1, etc.; a cartas (papeles escritos para comunicaciones) que según Jeremías 32: 14 se guardaban, seguramente como fuentes de información (2 Samuel 11: 14; 1 reyes 21: 9, 11; 2 Reyes 10: 1; 19: 14; 2 Crónicas 21: 12; 30: 1; 36: 6; Esdras 4: 8, 11; 4: 23; Nehemías 2: 7, 9; Ester 1: 22; 8: 5; Hechos 9: 2; etc.).

<!–[if !supportLists]–>f) <!–[endif]–>Nuestro Señor Jesucristo es famoso por La Regla de Oro de Mateo 7: 12: “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”. Sin embargo, se sabe que el Rabino Hillel, ya la había escrito un poquito diferente, en forma negativa, una generación antes, y consta en el Talmud (Shabath 31ª). Cristo la da como propia, y manifiesta originalidad al presentarla en forma positiva.

<!–[if !supportLists]–>g) <!–[endif]–>En Nazareth, lugar de crianza de Jesús (Lucas 4: 16), al oír los habitantes su sermón en la sinagoga (4: 17-20), quedaron estupefactos por cuanto para ellos era un simple hijo de carpintero (4: 22), y más por los informes recibidos de milagros portentosos hechos en Capernaúm y ninguno en Nazareth. Presionaban para que, si era el Mesías, se los demostrara a ellos también (4: 23). Jesús habló y puso en labios de sus paisanos, un dicho familiar, o sea, hizo referencia a una fuente externa: “Médico, cúrate a ti mismo”. ¿Con qué sentido lo hizo? Pareciera que el comprendía la crítica irónica de sus pensamientos: ¡¿cómo es que haces portentos en otros lugares y en tu pueblo nada?!’. Jesús contestó con otro refrán, que es popular hasta el día de hoy y esta vez, sin decir nada de su procedencia: “Nadie es profeta en su tierra”. El caso es que en otra ocasión declaró: “A los suyos vino y los suyos no le recibieron” (Juan 1:11).

<!–[if !supportLists]–>h) <!–[endif]–>Lucas, en la introducción de su Evangelio, afirma que “muchos” trataron de poner en orden la historia de Cristo y que él mismo “investigó con diligencia” todas las cosas para escribirlas con orden. No se sabe bien, pero se supone con certeza que Lucas, al decir “muchos”, se debe referir a Marcos y posiblemente Mateo, que ya estaban escritos. Se cree que ese “muchos” alude a más de dos y, por ende, a documentos cristianos históricos fuera de los Evangelios canónicos. Era bastante lo que circulaba según Juan 21:25: “si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir”.

<!–[if !supportLists]–>i) <!–[endif]–>En Hechos 17: 23 Pablo relata: “… mirando vuestros santuarios, hallé… un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio”. Tremendo; toma una frase pagana y la incorpora por inspiración en las Sagradas Escrituras. En Hech 17: 28 agrega: “como alguno de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos”. Como se ve, es un reconocimiento incompleto de la autoría. Los eruditos creen que era frase de Arato, poeta griego (270 A. C.), amigo de Zenón, fundador de la escuela de los estoicos y pertenecería a su poema didáctico titulado “Fenómenos 1-5”. Inclusive, la frase “porque en él vivimos, y nos movemos y somos” sería copia casi exacta de parte de una estrofa, probablemente escrita por Epiménides de Creta, siglo VI A. C., la cual aparece en los escritos de Isodad, comentarista nestoriano del siglo IX”. Es la misma frase que Pablo utiliza en Tito 1: 12, para describir a los cretenses, sin tampoco ponerla entre comillas, ni registrar su procedencia, como correspondería hoy, según la ley del derecho de autor.

<!–[if !supportLists]–>j) <!–[endif]–>En Hechos 20: 35. Pablo, pone en boca de Jesús esta oración famosa: “Más bienaventurada cosa es dar que recibir”. El hecho es que ésta no aparece en ningún otro libro de la Biblia. ¿De dónde la sacó? ¿De una fuente oral, o de un escrito cristiano de los tantos que circulaban entonces? Una cosa es cierta, la sacó de una fuente externa a la Biblia, y gracias a Dios, arrebatándola del olvido.

<!–[if !supportLists]–>k) <!–[endif]–>En 1 Corintios 15: 32, Pablo, absoluto silencio respecto al autor, o sea Isaías 22: 13: “comamos y bebamos que mañana moriremos”. Lo curioso es que esta frase sintetiza la filosofía anticristiana epicúrea (Hechos 17: 18-32), que sostiene no haber vida ni resurrección después de la muerte. Tampoco Pablo, ni Isaías aluden a este grupo pagano. Con todo, es notable que tal frase, por inspiración divina, forme parte del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Si se juzgara a los profetas, a Pablo y a Jesucristo con conceptos sesgados serían catalogados de plagiarios, fraudulentos hipócritas. Para los cristianos auténticos esto es inaceptable, por cuanto la Biblia es la normativa y el modelo supremo de la conducta cristiana. Desde el punto de vista de la Sagrada Escritura, Elena G. de White, al tomar materiales literarios e históricos, bíblicos o extrabíblicos, lo hizo en total conformidad con la práctica de los profetas y de Jesucristo mismo. Bíblicamente Elena G. de White es una escritora honesta y no hay razón alguna para tildarla de plagiaria.

<!–[if !supportLists]–>C. <!–[endif]–>Frente a acusaciones de error de opinión

<!–[if !supportLists]–>1. <!–[endif]–>Natán

“Y Natán dijo al rey: Anda, y haz todo lo que está en tu corazón, porque Jehová está contigo” 2 Samuel 7:3

“Anda, y haz”

Parecía bueno el propósito expresado por David, y naturalmente Natán pensó que era correcto que lo realizara. Sin embargo, el profeta no había recibido ningún mensaje confirmatorio. Habló de acuerdo con su propio juicio y no para expresar una revelación divina.

“Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo:” 2 Samuel 7:3

“Vino palabra de Jehová”

Era evidente que el mensaje provenía de Dios, y era completamente opuesto a lo que Natán había expresado antes. Con todo, no hay prueba alguna de que hubiera habido espíritu de rebeldía en Natán cuando se le pidió que volviera al rey y reconociera su error anterior. Se necesita de la gracia divina para admitir que uno ha cometido una falta y para ponerse en acción a fin de rectificar el error.

<!–[if !supportLists]–>2. <!–[endif]–>Elena G de White

Cuando la casa editora del sur estaba pasando por un momento difícil, ella apoyó la idea de hacerla meramente un depósito para la Review and Herald. “Sigan adelante”, dijo ella, “la causa de Dios no debe pasar vergüenza, no importa a quién le duela si se arreglan las cosas sobre una base correcta. Edson debería entregarse al ministerio y a escribir. […] Las finanzas no son un punto fuerte de él” (17 MR 270). Pero, antes de que pasaran 24 horas, Elena de White recibió una visión que la hizo cambiar de idea: “Permitan que el campo del sur tenga sus libros publicados en la región”, le dijo a la Asociación General–Arthur L. White, Ellen G. White: The Early Elmshaven Years, p. 193.

CONCLUSION

Los profetas no son perfectos. Nuestras expectativas de Elena de White deberían reflejar la misma actitud con la que miramos a los profetas bíblicos.

Alfredo Padilla Chávez

Pastor IASD Puente Piedra “A”

Colaboración: Pr. Juan Carlos Dila

Escríbenos a: apadilla88@hotmail.com

apadilla@apcnorte.org.pe

LIMA PERÚ

Visite:

http://www.pmministries.com/

http://groups.google.fr/group/escuela-sabatica-ppt

https://30demayo.wordpress.com/category/escuela-sabatica/

http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es

http://www.escuelasabatica.tk/

http://www.apcnorte.org.pe

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: