Comentario leccion de escuela sabatica (2010-3) Leccion 3


TODOS HEMOS PECADO

“…todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos. 3:23

INTRODUCCION

Para Pablo, el primer paso en la justificación es que la persona reconozca que es pecadora, y está sin esperanza y desvalida. Luego muestra que ninguno puede salvarse por sus buenas obras. “Este tema se comprende en forma tan confusa que miles y más miles que pretenden ser hijos de Dios son hijos del maligno, porque quieren depender de sus propias obras. Dios siempre demanda buenas obras, la ley las demanda; pero como el hombre entró en pecado, donde sus obras no tenían valor, solo puede valer la justicia de Cristo” (“Comentarios de Elena G. de White”, CBA 6:1.071

El propósito de la lección es mostrar que todos hemos pecado y necesitamos ser justificados y santificados para ser salvos.

  1. I. NECESITAMOS SER JUSTIFICADOS POR DIOS
    1. a. Reconociendo nuestra condición

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Rom 3:23

“Todos pecaron”

El pecado de Adán desfiguró la imagen divina en el ser humano, y siempre, a partir de la caída del hombre, todos los descendientes de Adán han continuado siendo deficientes y han quedado destituidos de la imagen y de la gloria de Dios.

Los judíos eran rápidos en condenar a los gentiles, pero como habían sido tan favorecidos durante siglos al disfrutar de una luz mayor que los gentiles, no tenían la más mínima excusa para cometer los mismos pecados que los gentiles cometían.

Pablo comienza su explicación del fracaso de los judíos en lograr la justificación de Dios, con una declaración general aplicable a todos los hombres. Empezó su explicación del fracaso de los gentiles con una declaración igualmente general (Rom 1:18), explicaba que los judíos no son menos culpables que los gentiles, y que también necesitan de las estipulaciones del mismo plan de salvación. Mostraba que los judíos han disfrutado de mayor luz que los paganos, y sin embargo han cometido las mismas faltas.  Una gran parte de lo que ha sido dicho acerca de los gentiles (Rom 1:18-32) también se aplica a los judíos, pues éstos también han pecado contra lo que conocen y contra su conciencia.

Lo que Pablo destaca es que todos somos pecadores y que ninguno es justo. Judíos y gentiles, hombres y mujeres, ricos y pobres, los temerosos de Dios y los que rechazan a Dios, todos somos condenados; y si no fuera por la gracia de Dios, no habría esperanza para ninguno de nosotros.

“Están destituidos”

Gr. huteréo, que se usa con el significado de “padecer necesidad” (Filip 4:12), “ser pobres” (Heb 11:37), “faltar” (Luc 15:14). El verbo griego indica que los pecadores todavía continúan en su deficiencia. Más aún: la significación particular del verbo puede expresar el hecho de que hay una carencia y, además, que se siente esa falta. Si tal es el caso ahora, el verbo podría traducirse: “se dan cuenta de que continúan estando destituidos”. La comprensión de esta carencia ha inducido a muchos a tratar de establecer su propia justicia por medio de las obras de la ley.

“de la Gloria”

Gr. Dóxa, “honor”, “fama”, “reconocimiento. Pablo le da aquí el significado de honor, la alabanza o aprobación que Dios imparte y de la cual están destituidos los hombres. En este contexto Pablo habla del hombre como “imagen y gloria de Dios” (1 Co 11:7), sin duda porque puede recibir y reflejar la gloria divina. La revelación completa de la gloria y perfección de Dios es “la gloria de Dios en la faz de Jesucristo” (2 Co 4:6).

A medida que esta gloria de Dios, revelada en Cristo, refulge desde el Evangelio y penetra en el corazón y en la mente del creyente, lo transforma en “luz en el Señor” (Efesios 5:8). De esa manera “nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen” (2Co 3:18). La esperanza y aspiración del cristiano es la de participar más y más plenamente en la gloria de Dios (Rom 5:2; 1Tes 2:12; 2Tes 2:14). Finalmente estar “destituidos de la gloria de Dios” significa no haber alcanzado la perfección de Dios, haber perdido su imagen y estar destituidos de su semejanza.

  1. b. Arrepintiéndonos de nuestros pecados

“¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?” Rom. 2:4

“Arrepentimiento”

Gr. metánoia. Hay sólo una base para el perdón del pecado: el arrepentimiento. La confesión (1Jn 1:9) sólo tiene valor cuando va acompañada del arrepentimiento. Algunos cristianos confunden los dos elementos, y piden perdón sólo por haber reconocido su culpabilidad.  Pero Dios tiene interés en los aspectos prácticos del caso. Además de la tristeza causada por el pecado, el arrepentimiento comprende la expulsión del pecado de la vida. Esa expulsión es un acto del alma misma (DTG 431) fortalecida por el poder divino. El perdón es una consecuencia automática de esa experiencia. Dios puede perdonar todo pecado que sea eliminado de la vida.

“La justicia de Cristo no cubrirá ningún pecado acariciado” (PVGM 257). Antes de poder recibir este precioso don -la justicia de Cristo- deben desecharse las viejas inclinaciones hacia el mal heredado y cultivado. Así lo hizo David, y por esto obtuvo el perdón de su gran pecado. Su arrepentimiento fue genuino: aborreció el pecado del cual era culpable.

En este sentido no debe entenderse que la justificación por fe, sin las obras de la ley, indica que las obras no tienen lugar en la vida cristiana. El verdadero arrepentimiento, esa clase que se produce desde el corazón, siempre será seguido por una decisión de vencer y dejar a un lado las cosas (obrar) de las que necesitamos arrepentirnos.

  1. II. NECESITAMOS SER SANTIFICADOS POR DIOS
    1. a. Mediante Jesucristo

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” Rom. 1:16, 17

“Evangelio”

Es la traducción de una palabra griega que significa literalmente “buen mensaje” o “buenas noticias”. La buena noticia es que el Mesías vino y los hombres pueden salvarse si creen en Jesús y en su perfecta justicia.

“Justicia”

Se refiere a la cualidad de ser “justos” para con Dios. Es la justicia que viene de Dios, una justicia que Dios mismo ha provisto. Esta es la única justicia suficientemente buena para traernos la promesa de la vida eterna.

“Por fe y para fe”

En griego, pistéuo (creer), pístis (creencia o fe). La justicia de Dios es recibida por la fe, y cuando se recibe, produce una fe siempre creciente (Proceso de santificación). El justo no vivirá por confiar en sus propias obras y en sus méritos, sino por su confianza y fe en Dios y obrar de acuerdo a su voluntad.

CONCLUSION

Todos hemos pecado y necesitamos ser justificados y santificados a través de Jesucristo nuestro Creador y Redentor.

Alfredo Padilla Chávez

Pastor IASD Puente Piedra “A”


Anuncios

8 comentarios

  1. MUCHAS GRACIAS HNOS. POR ESTA LECCION QUE NOS MUESTRA EL GRAN AMOR DE DIOS YA QUE LA JUSTICIA DEL HOMBRE NO ES NADA ANTE LA BONDAD DE DIOS.- DOIOS LOS BENDIGA.

    Me gusta

  2. Alabado sea DIOS por toda la eternidad amen.
    DIOS es malavilloso amoroso e infinitamente misericordioso ….. Que seria de mi hoy si no fuera por JESUS en monte del calvario ?

    Alabamos todos al Cordero de DIOS para siempre. amen.

    Que DIOS le bendiga ricamente…Feliz sabado.

    Me gusta

  3. enverda hermanos me a enviado muy buen material espiritual,me ha ayudado mucho espcialmente en esto momento por lo que estoy pasando
    ,que dios los bendiga hermanos

    .

    Me gusta

  4. Gracias por compartir éste mensaje de salvación para con cada uno de nosotros. Dios le siga bendiciendo infinitamente. FELIZ SÁBADO.

    Me gusta

  5. Pastor Padilla: gracias a Dios por este Don que el señor le ha concedido para ministrar a miles por este medio DIOS le vendiga avundantemente y le multiplique el valioso tiempo que invierte en esta obra maravillosa. adelante con su ministerio.

    Me gusta

  6. en este momento de reflexion le deseo siempre muchas bendiciones porque no hay mejor decision que mantenernos siempre fiel a dios para que nos ayude siempre a pedir perdon para que nuestro pecado sean mas liviano amen.

    Me gusta

  7. GRACIAS HERMANOS, POR ENVIARME ESTÁ LECCIÓN TODAS LAS SEMANAS. ESTE TRIMESTRE ESTÁ MUY BUENO, CON LO QUE NOS ENSEÑA EL APÓSTOL PABLO EN LA CARTA A LOS ROMANOS. QUE DIOS LOS SIGA BENDICIENDO GRANDEMENTE. ¡FELIZ SÁBADO!

    Me gusta

  8. Esta muy buena la leccion y nos ayuda a reconocernos a nos mismos que somos pecadores

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: