Colegio de India afectado por inundación recupera el funcionamiento pleno


Una escuela adventista con internado que fue asolada por una repentina y mortal inundación en el noreste de la India en septiembre pasado se recuperará por completo después de que Ted N. C. Wilson, el líder de la Iglesia Adventista, y los administradores locales de la denominación prometieran los fondos para las últimas mejoras: nuevas mesas y sillas para el comedor estudiantil.

Wilson prometió los fondos al rector del Colegio Adventista Riverside durante el viaje que hizo esta semana al remoto estado indio de Meghalaya, que se encuentra conectado al resto de la India por una estrecha franja territorial rodeada por China, Birmania y Bangladés.

Wilson, que está en un viaje de dos semanas por siete países, visitó la zona con su esposa Nancy, después de asistir la semana pasada a las celebraciones del centenario en la Universidad Adventista Spicer en Pune (India).

El Colegio Adventista Riverside cerró sus puertas a sus novecientos estudiantes de nivel primario y secundario después de que fuertes lluvias torrenciales hicieran desbordar el cauce el cercano río Didram, que arrasó el campus en la madrugada del 22 de septiembre.

Un docente Rituraj Phukan de 27 años, se ahogó al ser arrastrado por las aguas. Pero antes de morir logró rescatar a muchos de los 430 estudiantes que vivían en el campus, y recibió la sepultura de un héroe, en un funeral al que asistió su esposa de seis meses en el Colegio Superior Adventista del Noreste, la institución adventista más destacada del noreste de la India.

Con la ayuda de donaciones y trabajo voluntario, el Colegio Adventista Riverside ha reabierto sus puertas y se encuentra plenamente funcional, con excepción de los muebles del comedor estudiantil, contó el rector Malaki Rimsu a Wilson durante un encuentro en el Colegio Superior Adventista del Noreste.

Wilson y los líderes de la División Sudasiática de la Iglesia Adventista, que incluye la India, prometieron que hallarán los fondos necesarios.

“Las cosas están en orden, pero se necesitan mesas y sillas para el comedor estudiantil, dado que los perdimos en la inundación”, dijo Wilson por correo electrónico. “Les indiqué que la Asociación General les enviaría algunos fondos de un fondo especial de ayuda, y la división hará lo mismo, de manera que el comedor estudiantil pueda ser una vez más una bendición para los estudiantes”.

T.P. Kurian, director de Comunicaciones de la división, expresó su gratitud a las muchas personas que han contribuido para la reapertura de la escuela, que fue fundada en 2007 y brinda educación cristiana gratuita a huérfanos adventistas y estudiantes de escasos recursos.

“Miembros de iglesia se ofrecieron de voluntarios para limpiar cada edificio”, dijo Kurian, que visitó la institución afectada después de la catástrofe. “Los estudiantes regresaron a la institución, y ahora se está dando clases en forma normal”.

Kurian agradeció de manera especial a los lectores de la Adventist Review, que respondieron a un artículo y a un llamado de ayuda. Entre esos lectores hubo tres estudiantes—Elizabeth Rodgers y Lydia Tupper, del Colegio Secundario Adventista de Walla Walla Valley; y Campbell Davis, de la Escuela Secundaria de Walla Walla, en el estado de Washington (Estados Unidos), que recolectaron cientos de dólares con un concierto a beneficio llevado a cabo bajo el lema “Estudiantes que ayudan a estudiantes”.

“Gracias por el informe que ayudó a que la institución reciba ayuda de diversas fuentes y numerosos individuos”, dijo Kurian.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: