La comisión de revisión ha modificado 21 de las 28 creencias, y Artur A. Stele, vicepresidente general de la Asociación General y presidente de la Comisión de Revisión de las Creencias Fundamentales, presentó los cambios propuestos a los delegados.

Muchos de los cambios propuestos eran de menor importancia, tales como la sustitución de la palabra “el que” (which) con “el cual” (that) a fin de reflejar el uso moderno del idioma (en inglés). Las instancias de “hombre” (man) y “raza humana” (mankind) se cambiaron a “personas” (people) y “humanidad” (humanity) para que sean de género inclusivo.

Los delegados respaldaron abrumadoramente las revisiones que aclaran ahora que el matrimonio es entre un hombre y una mujer en la creencia número 23.

Los delegados consideraron y aprobaron las revisiones en 24 de las 28 Creencias el lunes, votando los cambios uno por uno. Se requería una aprobación por dos tercios de los votos para remitir un artículo de nuevo a la comisión revisiones.

Pero las recomendaciones hechas sobre cuatro creencias -las Sagradas Escrituras (número 1), la Creación (número 6), la gran controversia (número 8), y el ministerio de Cristo en el Santuario Celestial (número 24)- fueron enviados de vuelta a la comisión de revisión para trabajar sobre ellas posteriormente el lunes.

La comisión de revisión regresó a los delegados el martes con las modificaciones que teniendo en cuenta sus preocupaciones expresadas el lunes.

La mayor parte de la discusión del lunes y martes se centró en la “Creación”, donde el texto fue revisado para agregar la palabra “reciente” para describir cuándo fue creada la Tierra y “seis días literales” para explicar la duración de la semana de la creación.

Entre los delegados que hicieron recomendaciones para cambios adicionales en el micrófono estaban Jiří Moskała, decano del Seminario Teológico de la Universidad Andrews; Richard M. Davidson, profesor de Interpretación del Antiguo Testamento en el Seminario; y Lawrence T. Geraty, presidente emérito de la Universidad de La Sierra.

Wilson prologó el segundo día de debate diciendo que una palabra podría interpretarse de muchas maneras, pero la palabra “reciente” fue elegida porque “tenemos que aclarar que este proceso no es viejo.”

Wilson dijo que él personalmente cree que la Tierra es de unos 6.000 años de antigüedad. “Pero no estamos poniendo ese lenguaje aquí. Estamos utilizando la palabra ‘reciente’,” dijo en un reconocimiento de que los adventistas no son uniformes en su comprensión de la edad exacta de la Tierra.

Ángel Manuel Rodríguez, ex director del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la iglesia y un miembro de la Comisión de Revisión, dijo que los adventistas han estimado que la Tierra tiene entre 6.000 y 12.000 años de antigüedad, pero siguen unánimes en la creencia de una “Creación que tuvo lugar no hace mucho tiempo.”

Editor de la Revista Adventista Bill Knott, un miembro de las Creencias Fundamentales Comité de Revisión, compartió puntos de vista sobre el trabajo del comité. Tor Tjeransen AR / ANN

Editor de la Revista Adventista Bill Knott, un miembro de la comisión de revisión de las Creencias Fundamentales, compartió puntos de vista sobre el trabajo de la comisión. Tor Tjeransen AR / ANN.

Vio “reciente” como una descripción aceptable.

“La iglesia nunca ha salido con el acto divino de la Creación”, dijo.

En cuanto a la inclusión de la frase “seis días literales” de la misma creencia fundamental, Rodríguez dijo que nadie estaba sugiriendo que la Creación tuvo lugar en seis días de exactamente 24 horas, pero simplemente que sucedió en “días literales.”

Génesis 1-3 describe lo que, literalmente, pasó allí. Es un registro histórico”, dijo.

La inclusión de “seis días literales” recibió un apoyo rápido de James Standish, un delegado de la División del Sur y el Pacífico, que dijo que el texto revisado refleja la definición misma de “Adventista del Séptimo Día.”

“Si los seis primeros días no fueron días literales, ¿por qué descansar en el séptimo día literal?”, dijo.

Pero Adrian Platts, un delegado de la División Océano Austral África y la India, dijo que un día literal no se podía contar con la salida y la puesta del sol porque el sol sólo fue creado en el cuarto día de la semana de la Creación.

Otro delegado, Marvin Wray de la División de América del Norte, dijo que la palabra “reciente” era demasiado ambigua.

“¿Quiénes somos para adivinar la edad de la Tierra?”, dijo, citando Job 38 donde Dios pregunta a Job, “¿Estabas allí cuando hice el mundo?”

Otros delegados hablaron fuertemente a favor de la adopción de las revisiones sobre la “Creación”.Clifford Goldstein, editor de las guías de Escuela Sabática para Adultos y un delegado de la Asociación General, dijo que el nuevo texto era una respuesta adecuada a los intentos de introducir la teoría de la evolución en la iglesia. Kathryn Proffitt, otro delegado de la Asociación General, observó cómo su hijo había salido de la iglesia debido a la confusión sobre lo que le enseñaron acerca de los orígenes de la Tierra en una escuela adventista.

Los delegados tuvieron poca dificultad con las revisiones a lo largo de las creencias fundamentales que las hacían de género inclusivo, excepto durante la presentación de la creencia número 1 sobre la Sagrada Escritura. La Comisión de Revisión recomendó el uso de “autores inspirados” en lugar de “los santos hombres de Dios”. Varios delegados hicieron una distinción entre “autor” y “escritor”, diciendo que Dios era el autor de toda la Biblia y los seres humanos eran sus escritores.Otros delegados expresaron su preocupación de que la sustitución de los “hombres” por “autores” podría estar vinculado a la cultura moderna, diciendo que sólo los hombres escribieron la Biblia por lo que no había necesidad de utilizar un lenguaje no sexista.

Bill Knott, un miembro de la Comisión de Revisiones y editor de la Revista Adventista, aseguró a los delegados que la comisión había buscado en oración dejar fuera las presiones de las influencias culturales o sociales cuando consideraron la redacción de la creencia número 1.

No se hicieron cambios a la declaración de la Creencia Fundamental número 1 sobre la Biblia.

En una señal de la facilidad con que los delegados aceptaron las revisiones finales, las discusiones terminaron unos 20 minutos antes de la hora del almuerzo programado, a pesar de que fueron programadas para durar toda la mañana.

Stele, el presidente de la Comisión de Revisión, también anunció el martes que la Asociación General planeaba publicar un libro de fácil lectura que contenga las Creencias Fundamentales. Habló después de que varios delegados de la División Trans-Europea expresaran su preocupación por las dificultades que enfrentan los adventistas recién bautizado adventistas y los jóvenes adventistas relacionadas con las creencias en su forma actual. Stele pidió que las creencias se expliquen en un lenguaje moderno, con el objetivo de llegar a la nueva generación.

Stele reconoció que el texto actual de las Creencias Fundamentales “podría no ser la mejor herramienta de evangelización.” Sin embargo, agregó, “Tenemos la intención de trabajar en un libro que hará que el lenguaje sea comprensible para la generación más joven.”