Introduccion leccion de escuela sabatica 2010-4


La historia, secular o sagrada, no se cuenta en términos de estadísticas, declaraciones programáticas, tablas o figuras. A menudo, se narra por medio de relatos. Jesús mismo contó muchos relatos y, además, lo hizo con gran poder (Mat. 7:28; 13:3).

Las lecciones de este trimestre hablan acerca de relatos que no son tan comunes o conocidos como los protagonizados por las “estrellas”: Abraham e Isaac en el Monte Moria, Daniel en el foso de los leones, o David y Goliat. Consideraremos personajes que no estuvieron en primera plana, dado que vivieron en las sombras, y que fácilmente son pasados por alto y olvidados. Nos centraremos en figuras del Antiguo Testamento que no resaltaron. Algunos son los “buenos” del relato; otros, no tan buenos.

Aunque no se escribió mucho de ellos, se dice lo suficiente como para que el lector cuidadoso pueda aprender de la vida de estos personajes, entre los cuales se encuentran mujeres, agentes de poder, siervos y miembros de la realeza. En estos relatos, los desafíos que afrontaron estas personas no son muy diferentes, en su esencia, de los desafíos que afrontamos hoy. Aunque su cultura y trasfondo hayan sido distintos de los nuestros, ellos también sintieron el dolor de vivir en un mundo manchado por el pecado, un mundo que luchaba en medio del gran conflicto entre el bien y el mal.

Y estas batallas son aún más difíciles porque no siempre es fácil discernir qué es lo bueno y qué es lo malo, dado que, a veces, la línea que los separa puede parecernos borrosa. Con frecuencia, viendo el panorama general, las vidas de estos personajes secundarios pueden parecer poco importantes; y muchos de nosotros podemos identificarnos con ese sentimiento. Cuán fácil es pensar: Después de todo, en el plan de la vida, ¿qué importancia puede tener cualquiera de nosotros, como individuo? Sin embargo, estos personajes “menores” fueron incluidos en el gran relato divino, y de estas narraciones es posible aprender cosas que pueden ayudarnos a escribir un relato diferente y mejor para nosotros mismos. Por supuesto, no siempre es fácil prestar atención a los personajes secundarios. En forma instintiva, al leer o escuchar un relato, tendemos a seguir el hilo de la historia, que se concentra en los actores principales. Es común y comprensible.

Por eso, este trimestre consideraremos a algunos actores secundarios, para comprender mejor el texto bíblico. Lamentablemente, en nuestro mundo contemporáneo, estamos comenzando a perder la capacidad de escuchar con cuidado: hay demasiada acción en la pantalla, demasiados cortes rápidos en los videoclips, demasiado ruido en la radio.

Y perdemos mucho. Al concentrarnos en las personas que quedaron en las sombras del Antiguo Testamento, leeremos de nuevo las Escrituras, mirando más allá de lo obvio para descubrir el gozo de extraer nuevas verdades de la Palabra de Dios. Finalmente, mientras miramos sobre los hombros de los autores bíblicos y a los personajes de reparto, es bueno recordar el poder de nuestras propias vidas y ejemplos. Más que cualquier otra cosa, las personas del siglo XXI, antes de considerar todos los detalles de una causa específica, desean comprobar que funcione.

Nuestros vecinos, amigos y familiares necesitan mirar nuestras vidas antes de estar listos para escuchar nuestro testimonio, y aceptar doctrinas y creencias bíblicas. En este sentido, nuestra propia historia puede llegar a ser una herramienta poderosa en el testimonio que demos acerca de lo que Dios ha hecho por nosotros. Así como ocurrió con estos personajes secundarios, podemos llegar a ser parte de la gran historia de la salvación, aunque no seamos los personajes principales en la trama mayor del conflicto cósmico que se desarrolla a nuestro alrededor.

Gerald y Chantal Klingbeil, junto con sus tres hijas, Hanna, Sarah y Jemima, vivieron en África, Sudamérica, Europa y Asia. Actualmente, Gerald Klingbeil es un editor asociado de la Adventist Review (la Revista Adventista en inglés).

Anuncios

2 comentarios

  1. hermanos, gracias por este material Dios los siga bendiciendo

    Me gusta

  2. si hermanos nosotros tambien somos personajes principales e importantes los personajes del antiguo nos dejaron sus enseñansas y les damos las gracias a Dios por eso. Dios los bendiga por estos temas que son de mucha importancia para nosotros los que buscamos muchas enseñansas para nuestra vida espiritual.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: